Las actividades de mantenimiento que realiza la Unidad Ejecutora de Conservación Vial –COVIAL-  en las carreteras del país están agrupadas en cinco categorías:

a) El mantenimiento rutinario: comprende todas aquellas actividades requeridas para conservar una vía de regular a buen  estado, las cuales se repiten una o más veces al año.  También, incluye aquellas labores de reparación vial destinadas a recuperar elementos menores dañados, deteriorados o destruidos, tal como los barandales de puentes, dragado de ríos, obras de proyección en ríos, obras de drenaje menor, señalización vertical y horizontal, muros de retención y actividades afines.

b) El mantenimiento periódico: abarca las obras de conservación vial que se repiten en períodos de más de un año, para mantener la vía a un nivel de servicio de regular a buen estado. Asimismo, abarca las mejoras geométricas requeridas para una sección puntual. También, está considerada la colocación de sobre capas sobre pavimentos deteriorados existentes. 

c) El mantenimiento preventivo: consiste en actividades y obras de mantenimiento destinadas a prevenir fallas en la vía antes de que ocurran. 

d) Trabajos por administración: habrá casos para los cuales los trabajos de mantenimiento a realizarse no están contemplados dentro del contrato. En estos casos es necesario proceder con la modalidad de trabajos por administración mediante el cual el pago por todos los trabajos realizados y mano de obra o materiales provistos se efectúa sobre una base de costo aprobado previamente.

e) Operaciones de emergencia: Son las actividades e intervenciones obligatorias aplicadas con carácter urgente, mismas que se realizan como consecuencia de fuerza mayor, derivado de la época de lluvia u otros fenómenos naturales, con el propósito de habilitar la vía de inmediato, permitiendo así el paso vehicular.

A través de la organización de estas actividades es que COVIAL, cumple con su responsabilidad de dar mantenimiento a las carreteras del país.