La Unidad Ejecutora de Conservación Vial –COVIAL-,  reforzará  la señalización previo a llegar al kilómetro 246 sobre la CA-9, La Ruidosa del municipio de Morales Izabal, donde en el invierno pasado la vía se partió debido a un hundimiento producto de la saturación del suelo por las fuertes lluvias.

Aunque desde la emergencia se colocó señalización 500 metros antes del hundimiento, se instalaron túmulos para que los usuarios de la carretera tomen las precauciones, disminuyan la velocidad  y se conduzcan por el paso alterno que fue habilitado.

Actualmente autoridades del Ministerio de Comunicaciones sostienen reuniones para determinar cuál es la solución más adecuada para resolver el problema en definitiva, conscientes que la CA-9 en una ruta importante para el país